Crónicas de unas vacaciones en Mataró y Calella

Si ayer conté el desastre de mi paso por el aeropuerto, hoy paso a contar que tal han ido mis vacaciones.

Ya he ido contando algunas cosas durante los días que estuve allí, y ya puse algunas de las fotos que hicimos, así que con todo eso, ya casi se sabe lo que hice 😉

Estuve fuera del 19 al 29, y durante ese tiempo hubo 3 “etapas”: 2 días en Mataró, 4 días en Calella, y el resto de nuevo en Mataró.

En esos 2 primeros días en Mataró, la verdad es que fueron de acomodo. Ir un poco a la playa, dar algún paseíto, visitar a la familia de Cristina,… cosas así.
Lo que me sorprende de la playa de Mataró es lo rápido que cubre, y lo fresquita que está el agua. Acostumbrado a las playas de aquí… no se parece en nada 🙂
También dió tiempo a dar una vueltecita por Mataró Park, y ver una película en el cine: La casa del lago.

Hotel Les Palmeres

Finalmente, llegó el día de irse a Calella, al Hotel Les Palmeres, donde disfrutaríamos del relax que nos merecíamos.
Así que ale, Cristina cogió el cochecito, y cap a Calella!
Aunque no habíamos estado nunca en Calella (al menos yo, Cristina supongo que si), parecía que lo habíamos hecho toda la vida. Encontramos el hotel a la primera, y aparcamiento a la primera.
Una vez en el hotel… WOW! Estaba todo genial, el trato estupendo, y aunque tuvimos que esperar media hora porque aún no estaba lista la habitación, no importó nada, ya que fué el tiempo de ir al parking del hotel a dejar el coche y volver dando un paseíto.
La habitación genial (foto, foto, y foto), limpia, amplia, con aire acondicionado que podíamos regular con 3 velocidades y temperatura, … vamos, estupenda!

Siguiendo con el tema del hotel, debo decir que si vuelvo a Calella, será en este hotel. FIJO. En él teníamos media pensión, así que nos entraba el desayuno y la cena. Ya se sabe que siempre que hablas de hotel, relacionas al instante que la comida no es muy buena. Pues debo deciros que no es el caso. Es buffet libre, y aunque hay bastante comida típica para extranjeros, debo decir que estaba todo delicioso. Tanto en el desayuno, como en la cena.

Piscina Hotel Les Palmeres

Vamos a seguir con el hotel. Nosotros buscábamos relax, y que mejor relax que pasarse el día en la piscina?? En el hotel había una piscina exterior, no muy grande, pero como el hotel tampoco lo es, y no hay aglomeraciones de personas, está muy bien. Esa piscina tiene una parte con jacuzzi, que se activa cada 5 minutos más o menos, y dura otros 5 minutos en marcha (foto y foto).
Aparte de la piscina, en la azotea del hotel hay un pequeño jacuzzi con capacidad para dos personas (foto). Pensábamos que habría cola para ir a ese jacuzzi y estar solos, pero un día que fuimos, estuvimos toda la mañana sin que nos molestaran.
También en la otra parte de la azotea hay otra piscinita más pequeña, con capacidad para 6 personas (de la cual no hice fotos), y que también utilizamos una mañana sin que nos molestaran.

Aparte de todo esto, hay un SPA en el hotel, con piscina climatizada, sauna, masaje, chorro a presión,… a 5 euros la hora, pero con el calor que hacía…. no era cuestión de meterse en la sauna, verdad? 😉

Si os hablo de la playa, debo deciros que está a escasos metros del hotel, y que incluso un día fuimos por la mañana allí. Pero fue un visto y no visto. Nunca había estado en una playa tan fría!! Es que no podía ni meter los pies en el agua. Demasiado fría para mi, estoy acostumbrado al agua de Mallorca. Además, si comentaba que en Mataró cubría rápido, en Calella aún más.
Así que nada, 20 minutos en la playa, y vuelta a la piscina 😀

Juego cervezas

En cuanto al turismo en Calella, la verdad es que esperaba más gente, tipo S’Arenal, pero no había tanta. Eso sí, por las noches si que se llenaba. Parece ser el lugar para salir de fiesta de todos los alrededores, y las 2 calles principales, donde se concentra todo el tema souvenirs, y tiendas, se llenan.
Por otro lado, casi todos los turistas que se ven, son grupos de jovencitos (muy jovencitos) que buscan emborracharse y ligar. Prueba de ello fue un juego “super guay” que vimos un día que paseabamos por la playa. Podemos ver en la foto como se colocaban en grupos de 3. Tiraban el balón, y si derribaban la botella del centro, se ponían a beber cerveza hasta que uno del otro equipo ponía de nuevo la botella de pie. GRAN JUEGO, verdad? xD

Restaurante Les Caves

Y si alguna vez no sabéis donde ir a comer en Calella, nosotros fuimos a 3 restaurantes donde comimos bastante bien. Restaurante El Bon Lloc (foto), que está situado en la calle turística más cercana a la playa (justo al lado de las vías del tren). Parece más bien un sitio donde ir a tomar algo de noche, en su terraza.
Restaurante Les Caves (foto), situado en la misma calle que el bon lloc, pero un poco más lejos (si miramos desde el hotel). Allí es todo estilo brasador, carnes, pero muy bueno. Eso sí, hay que pedir un solo plato, porque como veis en la foto, son MUY GRANDES y con MUCHA CANTIDAD.
Y el tercer restaurante, es una pizzería llamada Don Carlo (foto), situada en una calle que comunica las dos calles principales (está cerca de una especie de casino, sala recreativa). Allí también hacen los platos enormes, como podeis ver en la foto, pero al menos a mi me gustó mucho (acabé la pizza con mucho esfuerzo :D).

Y creo que eso es todo de Calella.

Foto Les Santes 2006

De vuelta a Mataró concidió con el inicio de las fiestas (fue la noche anterior a nosotros llegar de Calella), así que nada, fiesta por todas partes. En esos días fuimos a algunas de las cosas que hacían por las fiestas, como por ejemplo Cap a la Crida donde vi algunas bandas de Mataró, y los gegants, i els tabalers, y más cosas… (foto). Allí tuvimos algún percance, ya que la niña que llevaba en brazos el señor de delante, se meó 2 veces encima, y una chica que tenía a mi lado, se desmayó y cayó al suelo. En fin… cosas que pasan.
Ese mismo día creo que era la Nit Boja, que es, junto con los fuegos artificiales, cuando más gente va a la fiesta. La Nit Boja empieza a las 23.30h, y no estabamos como para irnos a saltar… así que este año no hemos ido. Otra vez será, no? 😉

Al día siguiente fuimos a ver una obra de teatro. Era de las T de Teatre y la obra se llamaba Quinze (foto) (recopilatorio de los mejores momentos de sus obras, al hacer ya 15 años). Si alguien ve TV3, entonces las reconocerá por la serie Jet Lag.
Era la primera vez que iba al teatro y bueno, la obra estuvo normalita. Me reí a ratos y tal. Aunque se ve que a alguien no le gustó porque nada más salir, empezó a gritar que le devolvieran el dinero porque era una mierda. En fin, hay gustos para todos.

También vi los fuegos artificiales, que estuvieron bien, muy parecidos a los de aquí. Y como no, un par de comidas familiares en las que me lo pasé bien, comí bastante, y como siempre 🙂

Finalmente acabaron las vacaciones y tuve que volverme para acá, donde están todos los problemas, y todo el trabajo…
Y si lo leisteis ayer, os conté todos los problemas que tuve en el Aeropuerto del Prat de Barcelona.

En fin, ojalá pueda irme otra vez pronto 🙂 Me lo he pasado muy bien, y he estado muy a gusto con la familia de Cristina.

Galería de imágenes de las vacaciones.

One thought on “Crónicas de unas vacaciones en Mataró y Calella

  1. ¿Te parece fria el agua de Calella?

    A mi me parece que esta estupenda y lo que mas me gusta de Calella son las guiris esas jovencitas que estan tan buenas y vienen solo a ligar, emborracharse y tener un poco del sexo del bueno.

    Calella es estupenda

Comments are closed.